Fajitas de pollo en adobo 🇺🇸

Es cuestión importante no confundir la comida mexicana con la comida tex-mex. La segunda es la interpretación estadounidense de la primera. Así que vamos a darle la vuelta y vamos a hacer una interpretación mexicana adobando el pollo de un clásico tex-mex: las fajitas.

Para esta receta usaremos dos tipos de chile seco, que podemos encontrar en las tiendas de comida mexicana: el chile guajillo y el chile de árbol

Ingredientes para cuatro personas:

Para el adobo

  • 4 chiles guajillo secos
  • 2-4 chiles de árbol, a gusto de picante
  • 4 tomates pera, cortados en 6-8 gajos
  • 1 cebolla pequeña, cortada a tiras
  • 2 dientes de ajo rotos
  • 60 ml de vinagre de sidra o manzana
  • 1 cucharada de azúcar moreno
  • 1 cucharada de aceite
  • 1 cucharadita de sal

Para las fajitas

  • 700 g de pechuga de pollo
  • 1 cebolla grande, cortada a tiras grandes
  • 1 pimiento verde, cortado a tiras grandes
  • 1 pimiento rojo, cortado a tiras grandes
  • 6 cucharadas de aceite
  • 12-16 tortillas de trigo medianas

Método:

  1. La noche antes de cocinar el plato hay que poner las pechugas en el adobo. Para hacer el adobo, tostamos los chiles durante un minuto en la sartén. Los dejamos enfriar y quitamos semillas y tallo. Los sumergimos en agua templada durante 15 minutos para que se rehidraten.
  2. Mientras tanto en una sartén o comal a fuego medio-alto, ponemos los ajos, cebolla y tomate, y los tostamos hasta que estén dorados y un poco negros.
  3. Juntamos en una batidora de vaso los chiles rehidratados con 60 ml del agua que hemos usado para rehidratar. Añadimos los tomates, cebolla y ajo. Añadimos el vinagre, azúcar, aceite y sal y lo mezclamos todo hasta conseguir una pasta.
  4. Pasamos la pasta a la sartén otra vez, y la reducimos hasta que el adobo tenga textura de pasta. Apagamos el fuego y esperamos a que el adobo se enfríe una media hora.
  5. Cortamos las pechugas en filetes de 1-1,5 cm de grosor y las salamos. Con una cuchara untamos bien de adobo ambas caras de los filetes. Si sobra algo de adobo cubrimos los filetes con el resto y los metemos en la nevera toda la noche.
  6. Cuando las pechugas han pasado un mínimo de 8 horas adobando, es el momento de asarlas. En un comal o sartén, con un poco de aceite, las vamos a tostar por ambos lados, con cuidado de que estén bien cocinadas hasta el centro. Ojo que el adobo salpica bastante, es conveniente usar una tapa para la sartén.
  7. A la vez, en otra sartén, freímos los pimientos unos 5 minutos y luego añadimos las cebollas. Lo freímos todo ju nto hasta que las verduras estén tostadas, pero mantengan su textura.
  8. Para servir, cortamos las pechugas a tiras y calentamos las tortillas en un comal.

No Comments

Dejar un comentario