Berenjena Yu Xiang 🇨🇳

César

Una vez has entrado en el templo del picante que es la cocina de Sichuan, no hay otra opción que volver. La berenjena Yu Xiang es un clásico de los “restaurantes chinos chinos”. Esos en los que no sirven rollitos primavera, cerdo agridulce y arroz tres delicias.

Las berenjenas Yu Xiang son un plato vegano con un nombre que traducimos libremente como “Berenjenas con olor a pescado” pero que no llevan pescado, sino que están cocinadas con las mismas especias con las que se cocinaría el pescado. Adelante.

Receta para dos personas.

Ingredientes para la salsa

  • 1 cucharadita de azúcar
  • 2 cucharaditas de maizena
  • 1 cucharada de vinagre de módena
  • 1 cucharada de agua
  • 1 cucharada de vino Saoxing
  • 1 cucharada de salsa de soja clara (light soy sauce)

Ingredientes

  • 2 berenjenas chinas alargadas, o 1 normal
  • 3 o 4 chiles thai (nosotros hemos usado Tigre Venezolano, difícil de conseguir)
  • 1 cucharada de pasta de chiles Doubanjiang
  • 2 dientes de ajo
  • 1 cucharada de jengibre fresco picado
  • 1 ajo tierno
  • 4 cucharadas de aceite (de girasol u oliva)

Método

  1. Cortamos las berenjenas en trozos cilíndricos de unos 10 cm de largo y luego cortamos estos trozos a lo largo en dos mitades (si no puedes conseguir berenjenas chinas, se puede hacer con berenjenas normales cortándolas en cuñas). Ponemos las berenjenas en agua con sal 20 minutos.
  2. Mientras tanto mezclamos todos los ingredientes de la salsa en un bol pequeño.
  3. Picamos los chiles, ajo, jengibre y la parte blanca del ajo tierno. Picamos y separamos la parte verde del ajo tierno para usar como aderezo al final.
  4. Cuando las berenjenas estén listas las escurrimos y en un wok ponemos dos cucharadas de aceite y las calentamos a fuego medio alto. Añadimos las berenjenas con cuidado porque saltará el aceite.
  5. Cuando las berenjenas estén blandas al tacto con una cuchara de madera, las apartamos en un plato.
  6. Añadimos dos cucharadas de aceite los chiles, ajos, jengibre y ajos tiernos hasta que empiecen a dorar las partes blancas. Añadimos una cucharada de salsa de chile doubanjiang hasta que veamos que el aceite empieza a ponerse rojo.
  7. En este momento mezclamos berenjenas con el sofrito y añadimos la salsa, dándole vueltas unos segundos para rebozar las berenjenas con la salsa.
  8. Las sacamos del fuego y aderezamos con el picadillo de las partes verdes de los ajos tiernos. Servir con arroz blanco.

Agotada la salsa para dippear de ciruela, jengibre y habanero

abasedebe

Se hace saber que nuestra tirada limitada de 100 unidades de salsa para dippear se ha agotado. Ésa es la mala noticia. La buena: ya sabemos que tiene tan buena respuesta que no nos quedará más remedio que volver a ella.

El triunfo de la salsa de ciruela, jengibre y habanero. Dulce, cítrico y picante a la vez, una salsa con raíces orientales que nació como salsa barbacoa pero conquistó las mentes de los fieles como dip picante. Se rumorea que nos inspiramos en la salsa Hoisin de China. Consúmase con prudencia y totopos.

Volúmen: 200 ml

Ingredientes: Vinagre, ciruelas pasas, azúcar, jengibre, ajo, habaneros, sal y chile en polvo

Info alergias: Puede contener sulfitos. Puede contener trazas de gluten y frutos secos.

Cerdo vindaloo 🇮🇳

César

La culpa de todo es de los portugueses. Fueron ellos los que incorporaron los chiles a sus rutas comerciales de especias, después de que los Reyes Católicos no se quedaran muy impresionados con los chiles que les trajo Colón. Y en esas rutas comerciales estaba Goa. Los cocineros indios adaptaron la Carne de vinha d’alhos (carne marinada en vino y ajos), sustituyendo el vino por vinagre y añadiendo chiles rojos secos. El resultado es uno de los curries indios más picantes que existen. Un deleite.

Ingredientes para dos personas:

Para el marinado

  • Sal al gusto
  • 7 chiles de árbol (12 para ultrapicante)
  • 3 bolas de pimienta negra
  • 3 clavos
  • 1/3 de rama de canela
  • 1/4 de cucharadita de semillas de mostaza negra
  • 1/2 cucharadita de cúrcuma en polvo
  • 1/2 cucharadita de semillas de comino en polvo
  • 1/2 cucharadita de semillas de cilantro en polvo
  • 2 dientes de ajo
  • 2 rodajas de jengibre (tanto como ajo)
  • 1/2 cucharadita de azúcar
  • 4 cucharadas de vinagre suave (de manzana o sidra)

Para el curry

  • 300g de lomo de cerdo cortado en cubos de 2cm de lado
  • 1 cucharada de aceite vegetal
  • 1 cebolla pequeña picada o a tiras
  • 1 tomate pequeño pelado y troceado
  • 4 a 8 chiles thai (bird’s eye) verdes, picados
  • 75 ml de leche de coco

Método:

  1. La noche antes de cocinar el plato hay que marinar el cerdo. Para hacer el marinado, tostamos los chiles, pimienta, clavos, canela y mostaza durante 30 segundos en una sartén sin aceite.
  2. En caliente, molemos las especias en el molinillo.
  3. Calentamos en la sartén durante 30 segundos la cúrucuma, semillas de comino y semillas de cilantro.
  4.  En un vaso de batidora mezclamos todas las especias que hemos tostado y molido y añadimos ajos, jengibre, azúcar y vinagre. Batimos bien hasta conseguir una pasta.
  5. Marinamos el cerdo con esta pasta en el frigorífico durante la noche.
  6. Una vez está marinado el cerdo, ya está hecha la parte más difícil. En una olla o wok bajo fuego medio, calentamos el aceite y añadimos la carne con el marinado. Sellamos la carne por los dos lados, entre tres y cinco min.
  7. Cuando la carne esté sellada, añadimos el tomate, cebolla, chile verde fresco y leche de coco y tapamos.
  8. Cocemos durante 25-30 minutos hasta que la carne esté blanda y el curry esté muy espeso. Si el curry está muy líquido, quitar la tapa los últimos 7 minutos.
  9. Servir con arroz basmati blanco.

Ternera con albahaca tailandesa 🇹🇭

César

En Chiles Hermanos nos gustaría vivir en Tailandia. En su defecto, saqueamos el supermercado oriental, nos compramos unos buenos bird’s eye y en 15 minutos nos hemos montado un pad krapow picante que nos hace llorar de nostalgia. Los chiles, la salsa de ostras y el nam pla lo venden en los supermercados orientales. Aprovecha el viaje y haz la compra también para nuestra receta de sopa picante de noodles coco y curry rojo.

Ingredientes para dos personas:

  • 1 + 1 cucharadas* de aceite de girasol
  • 180 g de filetes de ternera/añojo finos con poca grasa: babilla, redondo o tapilla
  • 3 dientes de ajo
  • 1/4 de pimiento rojo en tiras finas (60g)
  • 4 chiles rojos thai o “bird’s eye” frescos. 8 chiles si te gusta muy, muy picante.
  • 1/2 cebolla en tiras finas (80g)
  • 1 1/2 cucharaditas de salsa de soja
  • 1/2 cucharadita de salsa de ostras
  • 1/2 cucharada de salsa de pescado (nam pla)
  • 1/2 cucharadita de azúcar
  • 40g de albahaca. Lo ideal sería albahaca tailandesa, pero es complicada de conseguir

Método:

  1. En un vaso mezcla la salsa de soja, salsa de ostras, salsa de pescado y azúcar, hasta que el azúcar se haya disuelto casi por completo. Deja el vaso con la mezcla a mano. Separa las hojas de albahaca del tallo y déjalas también a mano.
  2. Corta la carne en tiras finas, a contrapelo (en perpendicular a las fibras musculares)
  3. Calienta una cucharada de aceite en el wok/sartén con el fuego alto. Echa toda la carne en el wok y repártela rápidamente por el fondo. Espera un minuto a que la carne esté hecha por abajo y un poco por arriba. En este momento remueve la carne para que se haga por abajo, unos 30 segundos más. Retira la carne a un bol pequeño cuando el rosa esté a punto de desaparecer (terminaremos de hacer la carne luego). Si la carne ha soltado grasa, ponla también en el bol.
  4. Calienta otra cucharada de aceite y fríe el ajo durante 20 segundos. Añade el pimiento y los chiles y fríelos mientras mueves (stir-fry) durante dos minutos. Finalmente añade la cebolla y fríela removiendo de vez en cuando hasta que se empiece a dorar.
  5. Añade la ternera y la mezcla de salsas del vaso. Remuévelo unos segundos y añade las hojas de albahaca hasta que estén oscuras y arrugadas.
  6. ¡Listo! Acompaña este plato con arroz blanco y si quieres añade algo de cilantro fresco.

* Cucharada = cuchara sopera. Cucharadita = cuchara de postre

Sopa picante de noodles, coco y curry rojo 🇹🇭

César

Hay recetas que se convierten en clásicos instantáneos y esta es una de ellas. Primero, porque en 20 minutos estamos comiendo, y segundo porque esta sopa es de sabor y picor épico. En Chiles Hermanos somos grandes fans de las sopas de noodles orientales. Desde los ramen japoneses al laksa malayo. Hoy vamos a ver cómo hacer una sopa con curry rojo y leche de coco.

En esta receta cuatro ingredientes que son algo más complicados de conseguir: noodles de arroz, leche de coco, pasta de curry rojo y nam pla. Los podéis conseguir en cualquier supermercado chino de comida asiática. En Valencia por la calle Pelayo, en Madrid por General Margallo y en Barcelona alrededor de la Plaza de Tetuán.

Ingredientes para dos personas

  • 120 g de noodles finos de arroz (rice vermicelli)
  • 1 cucharada* de aceite de girasol
  • 2 dientes de ajo
  • 1 cm de jengibre
  • 1,5 cucharadas de pasta de curry rojo
  • 115g de muslo de pollo deshuesado, sin piel (250g), en trozos de un bocado
  • 500 ml caldo de pollo
  • 250 ml agua
  • 1 cucharada de salsa de pescado (nam pla)
  • 100 ml leche de coco

Guarnición:

  • 1 lima, exprimida
  • Media cebolla roja en tiras muy finas
  • 2 chiles thai (bird’s eye) rojos, troceados en discos
  • 1 manojo de cilantro, deshojado
  • 2 ajos tiernos, troceados en discos

Método:

  1. Preparamos los noodles según las instrucciones del paquete, enfriamos con agua fría y los ponemos en el fondo de dos boles.
  2. Calentamos el aceite en una olla a fuego medio y sofreímos el ajo y el jengibre hasta que el ajo empiece a dorar.
  3. Añadimos la pasta de curry y damos unas vueltas hasta que el aceite se ponga rojo.
  4. Añadimos el muslo de pollo troceado y le damos unas vueltas para que se recubra bien de curry, ajo y jengibre.
  5. Añadimos el caldo, agua, leche de coco y nam pla. Esperamos hasta que vuelva a hervir.
  6. Vertimos la sopa caliente encima de los noodles y añadimos un chorro de lima, cebolla roja, chiles al gusto, cilantro y ajos tiernos
  7. ¡Listo!

 

* Cucharada = cucharada sopera. Cucharadita = cuchara de postre.